Antes de empezar a hablar sobre el despido objetivo y sobre el despido disciplinario, lo primero que tenemos que saber es que en España no existe el despido libre. Esto supone que el empleador, la empresa, no puede despedir al trabajador por su libre y sencilla voluntad.

Abogado laboralista en GetafeLas consecuencias jurídicas son muy importantes, pues dado que el empresario no tiene la libertad total para despedir, es por lo que debe de justificar los motivos por los que se despide a un trabajador. 

Llegados a este punto, es cuando tenemos que hablar de las causas legales o tipos de despido.

El despido objetivo

Este tipo o modalidad de despido es el que se refiere a circunstancias concretas de la empresa que justifican la extinción de la relación laboral. Nos estamos refiriendo a causas que expresamente prevé la Ley.

Estas causas son las siguientes:

  • Causas técnicas. Por ejemplo, la compra de una maquinaria que sustituya el trabajo que venía desarrollando el empleado. Es el caso de la instalación de máquinas para el autopago en gasolineras, por ejemplo.
  • Causas organizativas. Es el caso en que el puesto de trabajo deja de ser necesario, por ejemplo, si la empresa cierra sus cuentas en las redes sociales, dejará de necesitar al Comunity Manager que tenía contratado.
  • Causas económicas. Es la más evidente, se trata del caso en el que la empresa tiene problemas tales como una reducción de la facturación, de los beneficios, etc. Pero cuidado, no todo vale.
  • Causas de producción. Por ejemplo, si en una fábrica se reduce la demanda de muebles de madera de pino, la empresa podría despedir a los trabajadores de esa sección dado que no necesita tanta mano de obra al tener que reducir el número de muebles que tiene que producir. Cuidado, tampoco vale todo.

despido-objetivo-indemnización- veinte-dias

Como puede verse, el despido objetivo se refiere a causas muy concretas que concurren en la empresa y, dado que algunas pueden depender de la voluntad del empresario (por ejemplo, mecanizar el trabajo), es por lo que estas causas deben ser valoradas y la decisión del despido deberá ser adoptada con todas las cautelas.

La indemnización por despido objetivo será de 20 días de salario por cada año trabajado, con el límite de 12 mensualidades. Además, la empresa deberá preavisar al trabajador con 15 días de antelación.

El despido disciplinario

Este tipo de despido es por una causa imputable al trabajador, en concreto por un comportamiento grave y culpable. Según el Estatuto de los Trabajadores, son incumplimientos graves que justifican el despido disciplinario del trabajador los siguientes:

  1. Las faltas reiteradas e injustificadas de asistencia al trabajo. También lo son las faltas de puntualidad en la llegada o salida del trabajo.
  2. La indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  3. Las ofensas verbales, insultos o, incluso, agresiones físicas, al empresario o a los compañeros de trabajo o sus parientes y familiares.
  4. La transgresión de la buena fe contractual o el abuso de confianza en el trabajo.
  5. Disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo.
  6. Embriaguez habitual, consumo de drogas, etc. si repercuten en el trabajo.
  7. El acoso por razón de origen racial, étnico, religioso, ideológico, por discapacidad, edad u orientación sexual.
  8. El acoso sexual.

El despido disciplinario, como también el despido objetivo, debe ser argumentado por el empresario, el cuál deberá explicar los motivos por los que ha decidido extinguir la relación laboral, debiendo probar la existencia de la causa en la que se basa el despido.

El despido disciplinario, a diferencia del despido objetivo, no genera derecho a una indemnización pues el despido se basa, exclusivamente, en una conducta grave y voluntaria del trabajador.

Alegar la existencia de una causa para justificar el despido objetivo o disciplinario no hace que el despido sea legal, sino que el empresario debe probar la realidad de los hechos en que se basa la decisión extintiva. La no acreditación de tales hechos o razones puede llevar a considerar el despido nulo o improcedente.

Como en cada una de nuestras entradas, esperamos que te haya sido util toda esta información. Recuerda que puedes contarnos tu caso y un abogado laboralista se pondrá en contacto contigo para estudiar tu caso y valorar la legalidad o no del despido.

Otros abogados especializados:

Despido objetivo y despido disciplinario

Deja un comentario