Debido a la situación de crisis interna de las empresas derivada – en mayor o menor medida- por la crisis económica que viene sufriendo el sector privado desde hace varios años es más habitual el impago de salarios cuando la empresa está en concurso de acreedores o próxima a solicitar el concurso. De hecho, la Ley Concursal fue modificada a través de la Ley 38/2011 de 10 de Octubre, en concreto, el artículo 64.10 contempla dos situaciones en relación al concurso de acreedores:

  • Que se haya iniciado el expediente de despido colectivo y presentemos la demanda posteriormente y,
  • Que no se haya dado trámite al expediente de despido colectivo y hayamos presentado la demanda.

Si aún no se ha incoado el expediente se puede presentar demanda ante los Juzgados de lo Social solicitando la extinción de la relación laboral por incumplimiento del empleador en el abono de los salarios. La consecuencia, sencilla, reconocimiento – si se acredita en sede judicial- de la extinción de la relación laboral generando el derecho a una indemnización por despido improcedente.

impago de salarios cuando la empresa esta en concurso

Por otro lado, en caso de que se haya iniciado el expediente por la empresa, la situación varía puesto que, una vez iniciado el mismo los procesos individuales iniciados posteriormente frente a la empresa en concurso quedarán en suspenso por tramitación preferente del expediente colectivo. En este expediente colectivo, el juez dictará Auto de extinción de la relación laboral con efectos de cosa juzgada.

Impago de salarios cuando la empresa está en concurso, ¿son sólo diferencias procedimentales? ¿Cómo afecta a mis derechos laborales?

Pues bien, no solo cambia el procedimiento a seguir para la resolución de la relación laboral sino que, además, a diferencia de aquellos casos en los que no se ha procedido a iniciar por la empresa el expediente de despido colectivo, los trabajadores percibirán una indemnización de 20 días por año trabajado con el límite de 12 mensualidades.

Es decir, pasaríamos de percibir una indemnización de 45/33 días con sus respectivas mensualidades como le correspondería a un despido improcedente si se presentase la demanda antes del expediente colectivo, a percibir tan sólo 20 días por año trabajado (con sus mensualidades correspondientes), como le corresponde a un despido objetivo en este caso por causas económicas, por lo que la diferencia para el trabajador es notable económicamente hablando.

Si te encuentras en esta situación no dudes en ponerte en contacto con nuestros abogados expertos en Derecho laboral, procederán a emitir un informe de viabilidad sobre tu caso de manera totalmente gratuita.

Impago de salarios cuando la empresa está en concurso
Etiquetado en:            

Deja un comentario